Sentidos de los perros

Sentidos de los perros

Sentidos de los perros

¿Quieres conocer un poco más los sentidos de los perros? En el siguiente artículo te hablamos de sus cuatro sentidos más desarrollados: el olfato, el oído, la vista y el gusto.

La nariz y el olfato de los perros

El sentido del olfato está muy desarrollado en los perros. El hombre es muy consciente de ello y por eso hace uso de este don para muchas actividades: caza, búsqueda de personas desaparecidas, búsqueda de explosivos y drogas, etc. Si el mundo de los hombres es sobre todo un mundo de imágenes, el mundo de los perros es un mundo de olores.

En las fosas nasales encontramos las volutas cubiertas por la mucosa olfativa. Cuanto mayor sea el área de contacto con el aire, mejor será la capacidad del perro para olfatear. Por eso los perros de nariz larga tienen mayor olfato que los demás perros. La información capturada por la mucosa olfativa se transmite al cerebro a través del nervio olfativo.

El perro es capaz de oler los ácidos grasos volátiles liberados por la grasa de los animales e incluso las secreciones de las glándulas sudoríparas. Es por eso que se dice que los perros son capaces de oler el miedo de las personas.

Toda la vida social del perro se basa en los olores. Desde el nacimiento es gracias a los olores que reconoce a su madre. Los machos son capaces de detectar una hembra en celo a varios kilómetros de distancia.

Los ojos y la vista de los perros

Los ojos de los perros no son demasiado diferentes a los de los seres humanos. De hecho éstos también están protegidos por los párpados superior e inferior. No obstante, el perro tiene un tercer párpado situado en la cara interna del ojo.

El globo ocular (por su parte no transparente) y los párpados están cubiertos por la conjuntiva. Las glándulas lagrimales se encuentran debajo del ojo. Las lágrimas protegen el ojo contra las agresiones externas y evitan el secado de la córnea.

El cristalino de los ojos de los perros funcionan como una lentilla que se expande o se contrae para enfocar la luz en la retina. La visión del perro no es muy precisa. De hecho es un sentido muy poco desarrollado en él, a diferencia de los seres humanos.

Un análisis histológico de las capas de las retinas de los perros sugiere que distingue mal los colores. Tanto es así que se cree que el perro es más sensible a algunos colores que a otros. Lo que sí parece es que su percepción de los colores es muy diferente a la del hombre. Por el contrario, los perros ven muy claramente los movimientos, por lo que ven peor a sus presas si están paradas.

Los oídos y la audición de los perros

La oreja del perro se divide en tres partes: el oído externo , el oído medio y el oído interno

El oído externo está formado por el conducto auditivo externo, profundo, y el pabellón de la oreja, que es móvil gracias a los muchos músculos que se implantan. El pabellón se puede mover en todas las direcciones para atrapar los sonidos más leves. El canal auditivo externo termina en el tímpano.

El oído medio contiene tres pequeños huesos: el martillo, el yunque y el estribo. Éstos transmiten el sonido percibido por el tímpano a las células auditivas. El oído medio se comunica con la faringe por la trompa de Eustaquio.

El oído interno es un órgano complejo que contiene las células auditivas, en relación con el nervio acústico, y un órgano del equilibrio que informa al cerebro sobre la posición del cuerpo en el espacio. Por ello una lesión en el oído interno puede acarrear problemas en el equilibrio del perro. Este oído está bien desarrollado, permitiéndole al perro percibir ultrasonidos.

La boca y el gusto de los perros

En el sentido del gusto los seres humanos ganamos por diferencia a los perros. Nosotros contamos con cerca de 9.000 papilas gustativas en nuestra boca mientras que en la de ellos apenas se encuentran 1.700. Por ello el gusto por los alimentos ellos no lo sienten tanto por la boca, sino por la nariz. De ahí que siempre huelan algo antes de comerlo. Y otra muestra es que generalmente se comen las cosas sin masticarlas, prueba de que el sabor realmente no les importa.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Perros:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook